Apuesto que te pasa lo mismo que a mí. Siiiiiiiii…… ¿sabés porqué?

Si te pregunto  ¿para qué sirve tu Sistema Nervioso Central? Alguna de tus respuestas seguramente van ser……… bueno Carina………………. es obvio que a través  de él puedo pensar, memorizar, establecer asociaciones (cómo la que estás tratando en éste momento de descubrir con lo que te estoy diciendo,¿Qué tiene que ver el título con esto?), tomar decisiones en base a un análisis, etc, etc, etc……

Te quiero contar que desde una mirada evolutiva de nosotros mismos, esto no es así y te voy hacer una pregunta ¿Cada vez que ves comida, analizás si te conviene comer o si eso te hace bien, ó si tenés hambre? Respondete sinceramente 🙂 ……..viste?

Las funciones  de nuestro sistema nervioso central son tres:

-La supervivencia (buscar comida – defendernos -atacar, básicamente buscar placer – evitar el dolor )

-La reproducción o la perpetuación de la especie (sexualidad)

– En las mujeres , el cuidado de las crías

Dentro de la primera función de “supervivencia”, tal como dice el paréntesis, se encuentra el comportamiento alimentario , para nosotros  “comer significa sobrevivir” y por eso en primera instancia, al ver comida, la tendencia es desearla y no solo eso “agarrarla” antes de que otro lo haga, sino observá lo que pasa en las fiestas.

Este es un primer punto que sugiero que tengas en cuenta, para que no te tires abajo en esas conversaciones divinas que tenés con vos misma en las que te decís ¿viste que no tenés voluntad?.  Si ya probaste varias veces y no te salió. ¿Estás segura de que querés frustrarte de nuevo? Y unas cuantas cosillas mas, que en cuantito las descubras,  DETENTE!!!!! Respirá! Y volvé!!!!

Es decir, tu búsqueda de comida  tiene una razón de ser, le sirvió a nuestros  antepasados para sobrevivir y sigue funcionando de la misma manera.

Ahora quiero agregarte algunos datos mas para responderte ¿porqué buscás harinas refinadas, azúcares y grasas?

Voy a esforzarme por hacerlo de manera sencilla ( aclaración: esto no es una clase de neurofisiología para profesionales). Podríamos decir que hay dos caminos o mecanismos (cerebrales)  para regular nuestro hambre o deseo de comer:

El primero es un mecanismo que llamamos homestático (viene de homeostasis que significa “equilibrio” en éste caso de nuestro medio interno, y cuando hablamos de alimentación, estamos diciendo “equilibrio energético”). Este mecanismo está liderado por el hipotálamo y tiene dos tipos de circuitos neuronales relacionados con el hambre (uno que lo  inhibe o nos dá saciedad y otro que nos impulsa a comer). Y ¿de qué depende que se active uno u otro circuito? Depende básicamente del diálogo que establece esta parte de nuestro cerebro (hipotálamo) con el resto del cuerpo. Y esa interpretación está piloteada por hormonas y neurotransmisores.

El segundo mecanismo es hedónico (que procura el placer o se relaciona con él), es decir que cuando comemos algunos tipos de alimentos, además del hipotálamo, se activan otras áreas cerebrales que forman un circuito de recompensa (liderado por la Dopamina) y nos hacen sentir PLACER. Menos mal , porque sino no comeríamos y sin comer no podemos vivir pero comiendo de mas,y mal, tampoco.

Y…… ¿Adiviná cuáles son los alimentos que desencadenan los circuitos cerebrales de recompensa?

Correctoooo!!!!!!!! Son los alimentos altamente procesados, muy refinados y de alta palatibilidad, con carbohidratos muy fáciles de absorber en combinación con las grasas, que justamente tienen la función de dar “un sabor particular” al alimento.

Entonces……… lo primero que quiero decirte ¡no te angusties! Lo que te pasa a vos , nos pasa a todos. No es solo tu voluntad.

Este circuito de  recompensa puede estar mas o menos reforzado dependiendo de la cantidad de veces por día que vos repitas la elección de ese tipo de alimentos. Cuánto mas reforzado esté ese circuito, mas voluntad vas a necesitar para ir debilitándolo y reforzar otros antagónicos.

¿Cómo empezar? Conociéndote cada vez mas, desentrañando tu relación con la comida. El tema es mas profundo que “comé esto” “no hagas aquello” “seguí ésta dieta”. Y es un proceso que necesita una buena parte de tu atención, de tu foco.

La “clave” está en trabajar tu interior, tus pensamientos, tus emociones, aquello que no es tangible, no lo podés ver y tocar como una dieta pero influye de una manera increíble en tus “elecciones”.  Anímate a empezar!

Espero que te ayude! Cariños

Dejame tus comentarios para que pueda seguir dándote lo que necesitás.

P/D:  te espero en mi grupo cerrado de facebook.  https://www.facebook.com/groups/944595972318369/.

Carina

Compartí en tus redes favoritas...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email