En realidad las dos cosas. Tus elecciones y selecciones  son muy importantes pero también es muy importante en qué momento del día ubicas los alimentos que componen  tu alimentación saludable.

Esto comenzó porque alguien se preguntó : ¿Qué hay de eso de desayunar como un rey, almorzar como un príncipe, y cenar como un mendigo? ¿De donde salió? Y ¿porqué?

Así surge la unión de cronobiología y la nutrición dándonos un dato mas para acomodar nuestra alimentación para “sentirnos con mas energía, de mejor humor y mas productivos” 🙂

¿Escuchaste hablar del reloj biológico? Tu reloj biológico marca los ritmos que rigen tu cuerpo.

En nuestro caso, estos relojes biológicos están calibrados alrededor de las 24h del día, a eso llamamos “ritmo circadiano” y se van adaptando cada día a circunstancias externas como la alternancia día/noche o trabajo/reposo, vida social etc.).

La actividad diaria de nuestro cuerpo  tiene dos fases:

-Una que va desde las 5h a las 17h: durante estas horas nuestras células generan la energía necesaria para nuestras múltiples y variadas actividades.

-Otra que va desde las 17h a las 5h: durante este periodo nuestro cuerpo se dedica a regenerarse  y ponerse a punto para el siguiente día.

Atendiendo a nuestro reloj biológico, podemos tener en cuenta las siguientes sugerencias para una alimentación energética y reparadora 🙂 . Te preparé el siguiente esquema:

crononutricion

 

Entonces , resumiendo………

  •  4 comidas diarias (desayuno, almuerzo (lo llamamos en Argentina) , merienda y cena)  SON SUFICIENTES . Si podés organizarte para que tengan un horario todos los días , es lo ideal.
  • Recién levantaditos en  la mañana, necesitamos responder en forma ágil a toda la información que nos va entrando y que requiere de nosotros un alto rendimiento o por lo menos rendimiento 🙂 ,  ya sea intelectual o físico.  Por eso, es  importante incluir en nuestro desayuno los hidratos de carbono complejos como panes integrales, avena.
  • Las proteínas de origen animal se incluirán durante la mañana y a mediodía. Nuestro desayuno podría llevar leche descremada con avena ó yogur con granola integral y semillas.
  • Hacia la tarde, en la merienda podrías incluir las frutas tanto frescas como los frutos secos (ensalada de frutas con semillas y frutos secos, licuados)
  • Los lípidos o las grasas de tipo Omega 3 y 6 que están en los pescados o frutos secos, los pondrás por la tarde (frutos secos) y noche (pescados). Ya que éstos alimentos nos aportan un nutriente que se llama triptófano (es un aminoácido que conforma las proteínas) y éste,  permite la síntesis de serotonina y melatonina que favorecen a que estemos mas serenos, relajados, con mas  tolerancia a las frustraciones, y por último nos prepara un  sueño “reparador”.
  • Finalizando, lo óptimo sería irnos a dormir mínimo 2 horas después de haber cenado, para dar tiempo a realizar la digestión y favorecerla, ya que con el sueño, los procesos se hacen mas lentos y esto, no ayuda a conciliar el sueño y favorece la aparición de  pesadillas.

¿Que te parece? Haceme tus comentarios o preguntas y voy armando artículos con info que se vaya adaptando a lo que necesitás.

Cariños

Carina

P/D: Si estás buscando la manera de mejorar tu autoconocimiento para tomar decisiones que se alineen con tu objetivos  de salud o de autorrealización, y no sabes cómo,  o si ya tenés algunas pistas, pero no estás obteniendo los resultados que esperás, te invito a agendar una sesión  gratuita para espiar de que se trata el coaching.  Podés contactarme aquí .

Además te invito a formar parte de mi grupo cerrado de facebook:  https://www.facebook.com/groups/944595972318369/?ref=bookmarks . Ahí encontrarás muchos tips que te darán pistas para ir “creando tu bienestar” .  Te espero!

 

Compartí en tus redes favoritas...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email